STATEMENT


MENSAJES SIN MENSAJE

Muchos teóricos afirman que el silencio no existe ya que se trata un concepto de pura abstracción. ¿Dónde está el silencio? ¿Qué forma tiene? Jhon Cage llevó al extremo la
experimentación de este concepto en su sinfonía “4,33” donde no se emite el más mínimo sonido de instrumento. El silencio surge cuando no hay sonidos perceptibles pero
en realidad siempre suena algo. El silencio no es estar callado, reside en el equilibrio más allá del hecho de no emitir sonidos. En la obra de Javier los procesos repetitivos de elementos plásticos, básicos, abstractos, como el punto o la sucesión de líneas, pueden ser interpretados como analogías próximas a ejercicios de concentración mántricos que buscan este equilibrio.
La vivencia experimentada por el espectador ante el cuadro es la gran inquietud del artista. A León le interesa la capacidad que tiene la mente del espectador para proyectarse a si misma y como busca casi de forma inevitable conexiones con una realidad tangible o signos y simbologías ya establecidas cuando experimenta con formas abstractas. En este sentido concibe sus obras como una piel que actúa a modo de caja de resonancia que permite al espectador poder escuchar sus propios pensamientos y se vea reconocido e inmerso en una experimentación sensorial con la obra.
La poesía es una forma de mensaje que refiere, pone la intención, señala, apunta, pero en ocasiones no pretende decir nada y es en este silencio cuando la poesía se comporta como un lugar fértil donde surgen nuevas posibilidades.